Brocas con avellanador

Wolintek HSS 5 Flauta Countersunk Broca Set, 3–10 mm Avellanadora Broca Escariador Screw Driver Madera Metal Aluminio Plástico Counter Sink Drill Herramientas

Wolintek HSS 5 Flauta Countersunk Broca Set, 3–10 mm Avellanadora Broca Escariador Screw Driver Madera Metal Aluminio Plástico Counter Sink Drill Herramientas

9,99  Disponible
Amazon.es
a fecha de marzo 4, 2024 9:39 pm

Características

  • hecho de HSS 4241
  • material del cuerpo del taladro del chaflán negro: acero # 45
  • chaflán del borde de la sola flauta 90 grados
  • acero de alto carbono con tratamiento térmico y templado con revestimiento de nitrato de titanio para una potencia de corte superior
  • acero de alto carbono con tratamiento térmico y templado con revestimiento de nitrato de titanio para una potencia de corte superior

En el mundo de la carpintería y el bricolaje, el uso de herramientas especializadas es fundamental para obtener los mejores resultados posibles en cada proyecto. Una de las herramientas más utilizadas en el campo de la carpintería son las brocas con avellanador. Estas brocas son muy versátiles y pueden ser utilizadas para una amplia variedad de aplicaciones. A continuación, haremos un repaso por las principales características y usos de las brocas con avellanador.

Las brocas con avellanador son una herramienta que combina dos funciones en una sola pieza. Por un lado, permiten taladrar agujeros con gran precisión y, por otro, permiten crear un avellanado para alojar la cabeza del tornillo en el mismo paso del taladro. Esto las convierte en una opción muy práctica, especialmente cuando se trabaja con madera, donde el uso de tornillos es muy frecuente.

Las características de las brocas con avellanador

Las brocas con avellanador se diferencian de las brocas convencionales en que tienen una punta que se divide en dos partes. La parte interna es la que realiza la función de taladrar, mientras que la externa se encarga de crear el avellanado. Generalmente, estas brocas tienen un ángulo de corte de 90 grados para el avellanado, aunque es posible encontrar otras variaciones en el mercado.

Otra característica importante de las brocas con avellanador es su forma cilíndrica. Esto les permite taladrar agujeros de diferentes diámetros sin necesidad de cambiar de herramienta. Además, también cuentan con un vástago hexagonal para acoplarlas al portabrocas de nuestro taladro.

Usos de las brocas con avellanador

Las brocas con avellanador se utilizan normalmente para taladrar y avellanar agujeros para alojar tornillos. Su uso es especialmente práctico cuando queremos que la cabeza del tornillo quede a ras o por debajo del nivel de la superficie. De esta forma, podemos evitar que queden salientes que puedan estropear la apariencia final del proyecto.

Brocas para tierra
VER

Además, también se pueden utilizar para hacer agujeros en maderas y otros materiales para insertar enchufes o espigas. En este caso, el avellanado permite que el enchufe quede a ras de la superficie, lo que facilita su instalación y aumenta la estabilidad de la unión.

Cómo utilizar las brocas con avellanador

El uso de las brocas con avellanador es sencillo y muy similar al de cualquier otra broca. Lo primero que debemos hacer es seleccionar la broca adecuada para el diámetro del agujero que queremos hacer. Una vez hecho esto, acoplamos la broca al portabrocas de nuestro taladro y procedemos a taladrar el agujero.

Es importante asegurarse de que el ángulo de corte del avellanador sea el adecuado para el tipo de tornillo que vamos a utilizar. De lo contrario, podríamos debilitar la cabeza del tornillo o incluso partirlo durante la instalación. Para evitar esto, es recomendable realizar algunas pruebas en un trozo de madera o material similar antes de comenzar con el proyecto principal.

Cuidado y mantenimiento de las brocas con avellanador

Al igual que cualquier otra herramienta, las brocas con avellanador requieren de un cuidado y mantenimiento adecuados para prolongar su vida útil y mantener su calidad de corte. Lo primero que debemos hacer es limpiar la broca después de cada uso utilizando un paño seco y suave.

También es recomendable aplicar un poco de aceite lubricante sobre la broca antes de guardarla. Esto ayudará a proteger la superficie de corte de la corrosión y alargar su vida útil. Finalmente, es muy importante almacenar las brocas con avellanador en un lugar seco y bien ventilado para evitar la acumulación de humedad y la oxidación.

En conclusión, las brocas con avellanador son una excelente herramienta para cualquier carpintero o bricoleur que desee obtener resultados precisos y profesionales en sus proyectos. Su versatilidad y facilidad de uso las convierten en una opción muy práctica y recomendable para cualquier aficionado al bricolaje. Con un poco de cuidado y mantenimiento adecuados, estas brocas pueden durar muchos años y seguir ofreciendo un rendimiento óptimo en cada uso.

/* */ Subir

Este sitio web utiliza cookies para ofrecerle una mejor experiencia de navegación, si continua en navegando consideramos que acepta su uso.